Así fue como empezó la guerra sin de los Zetas y El Cártel del Golfo

September 27, 2015 | By | Reply More

El Cártel del Golfo, organización que dirigiera Osiel Cárdenas Guillén tuvo dos episodios en el último año que determinaron su escisión.

En mayo de 2009, miembros de la banda criminal dijeron a la PGR que Miguel Treviño Morales “El L 40”, actual mando de “Los Zetas”, ordenó sustituir a Ezequiel Cárdenas “Tony Tormenta” como jefe de la plaza de Cancún, decisión que ocasionó el resquemor del hermano de Osiel.

Los testigos protegidos declararon que Ezequiel fue desplazado porque no obtenía las utilidades ilegales que corresponden a un lugar con la importancia económica del puerto turístico; era el preludio de una guerra que fue firmada en enero pasado.

Información que Estados Unidos ha proporcionado a la PGR dice que la discordia definitiva la desató la ejecución de Víctor Peña “El Cóncord 3” el 18 de enero de 2010 y atribuida a Samuel Flores Borrego “El Metro 3”.

La víctima era hombre de “El L 40” y el victimario de Jorge Eduardo Costilla “El Coss”.

El Gobierno federal estima que, tras el incidente, el denominado Cártel del Golfo quedó dividido en dos bandos: “Los Zetas” al mando de Heriberto Lazcano Lazcano “El Verdugo” y “El L 40”, y el ala civil encabezada por Jorge Eduardo Costilla Sánchez “El Coss” y Ezequiel Cárdenas “Tony Tormenta”.

Estos últimos se apropiaron de la patente, pues desde entonces cada vez que dejan alguna narcomanta o mensajes escritos al pie de sus víctimas ejecutadas, firman con las siglas CDG.

Ninguno de los grupos criminales había logrado hasta ahora lo que consiguieron “Los Zetas”, pues según información preliminar de la PGR ese pleito ocasionó la unión de casi todas las bandas del narcotráfico en su contra.

Tuvieron entre 2008 y 2009 una alianza coyuntural con los hermanos Beltrán Leyva, pero ante la muerte de Arturo Beltrán “El Barbas” y las pugnas intestinas de ese grupo, hoy de aparente debilidad, la asociación parece incierta.

Se habló también de su vinculación con los Carrillo Fuentes en Ciudad Juárez pues José Rodolfo Escajeda “El Rikin”, detenido el 9 de junio de 2008 en Guadalupe, Chihuahua, era un enviado de Lazcano para apoyar al Cártel de Juárez en la guerra contra “El Mayo” Zambada y “El Chapo”.

Pero hasta donde se tiene noticia, los Carrillo esta vez no han reforzado a “Los Zetas” en Tamaulipas.

Las huestes de Lazcano provocaron algo que tampoco se había visto desde hace más de un lustro: llevar a su propio terreno, Tamaulipas, la guerra que sostenían en entidades del occidente, centro y sur del país con otras bandas como “La Familia”.

“Los Zetas” que siempre exportaron a otros Estados su industria del crimen, hoy tienen en su zona de mayor influencia a sus enemigos, quienes afirman en sus mantas que los “exterminarán” por secuestradores y extorsionadores y, sobre todo, por aterrorizar a la población.

Reportes de la PGR apuntan que decenas de asesinos a sueldo de “La Familia Michoacana” y de la banda de Joaquín “El Chapo” Guzmán e Ismael “El Mayo” Zambada, llegaron a Tamaulipas para reforzar las filas de “El Coss” y “Tony Tormenta” contra “Los Zetas”.

Tamaulipas, una entidad que hasta hace unos meses el original “Cártel del Golfo” tenía controlada y blindada con sus redes de corrupción y vigías, quedó convertida en escenario de disputas criminales, precisamente en el momento en que arrancaba la contienda electoral.

En su pleito, los bandos se han valido de las redes sociales de internet para atemorizar a ciudades enteras como Reynosa y también decidieron irrumpir en lugares antes ajenos a la violencia como Ciudad Victoria, donde apenas el 4 de junio lanzaron una granada a la oficina central de Telmex y otra a la delegación de Sedesol.

Es precisamente a las afueras de esa ciudad donde ayer liquidaron a quien, según las encuestas, sería el próximo Gobernador.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Category: Destacados

Leave a Reply